Connect with us

NOTICIAS INTERNACIONALES

Pruebas rápidas de antígenos son la clave para contener la segunda ola

Published

on

Varios países que están tratando de contener una segunda ola de COVID-19 están recurriendo a pruebas más rápidas y baratas pero menos precisas para evitar las demoras y la escasez que han complicado las labores de diagnóstico y seguimiento de los infectados.

Alemania, donde las infecciones se incrementaron en 4.122 el martes hasta alcanzar un total de 329.453, ha conseguido 9 millones al mes de las llamadas pruebas de antígenos, que pueden dar un resultado en minutos y que cuestan unos 5 euros (5,90 dólares) cada una. En teoría, esto cubriría a más del 10% de la población.

Estados Unidos y Canadá también están comprando millones de pruebas, al igual que Italia, cuya reciente licitación de 5 millones de pruebas atrajo ofertas de 35 compañías.

El Instituto Robert Koch (RKI) de Alemania recomienda ahora pruebas de antígenos para complementar las pruebas moleculares de PCR, que se han convertido en el estándar para evaluar las infecciones activas pero que también han sufrido situaciones de escasez, ya que la pandemia ha desbordado la capacidad de los laboratorios que procesan los resultados y los fabricantes. Aunque ambos tipos de test tienen por objeto detectar las infecciones activas, las pruebas de PCR detectan el material genético del virus, mientras que las pruebas de antígenos detectan las proteínas de la superficie del virus. Otro tipo de prueba, la que busca los anticuerpos que el cuerpo produce en respuesta a una infección, puede ayudar a saber si alguien ha tenido COVID-19 en el pasado.

Al igual que las pruebas de PCR (reacción en cadena de la polimerasa), las pruebas de antígenos requieren de un incómodo hisopo nasal. También pueden producir más “falsos negativos”, lo que hace que algunos expertos recomienden que solo se usen en caso de emergencia.

No obstante, el alarmante aumento de nuevas infecciones en todo el mundo hace que las autoridades sanitarias estén buscando desesperadamente más opciones mientras se avecina la temporada de gripe invernal.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) informó de más de 2 millones de nuevos casos la semana pasada, lo que eleva el total mundial a 37 millones, con más de 1 millón de muertes por COVID-19.

“Estas pruebas en los puntos de atención podrían marcar una gran diferencia”, dijo Gerard Krause, director del departamento de epidemiología del Centro Helmholtz de Investigación de Infecciones de Alemania.

SIN TEST NO HAY VUELO

Krause dijo que los pacientes de baja prioridad – aquellos sin síntomas – podrían ser examinados inicialmente con pruebas de antígenos, dejando las pruebas de PCR más precisas para aquellos que muestran síntomas de la enfermedad.

Las pruebas de antígenos ya han cobrado fuerza en la industria turística. La aerolínea italiana Alitalia ofrece vuelos Roma-Milán exclusivamente para pasajeros con pruebas negativas y la alemana Lufthansa ha anunciado planes para realizar pruebas similares.

Sin embargo, la gran escala de la pandemia ha puesto a prueba la capacidad de los países para someter a pruebas a todos sus ciudadanos, lo que dificulta el seguimiento exhaustivo de las complejas rutas de la infección y la prevención de su resurgimiento.

En Estados Unidos, por ejemplo, la dependencia de la maquinaria de PCR automatizada durante el verano provocó la frustración de muchos pacientes que tuvieron que esperar una semana o más para obtener resultados.

Comentarios

Continue Reading
Haz clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Principales