Connect with us

NOTICIAS INTERNACIONALES

Nueva York en una “carrera contra el tiempo”, mientras Trump dice que usar mascarilla es voluntario

Published

on

Dos de los principales focos del coronavirus en EEUU – Nueva York y Luisiana – informaron el viernes de sus mayores aumentos en el número las muertes por COVID-19, mientras que la Casa Blanca envió mensajes contradictorios sobre si los estadounidenses deben cubrirse la cara si se aventuran a salir.

El aumento de muertes en la ciudad de Nueva York y Nueva Orleans mostró que una ola de infecciones letales por coronavirus que se espera que inunde los hospitales, incluso en áreas urbanas relativamente prósperas con sistemas de salud extensos, ha comenzado a propagarse en los Estados Unidos.

Durante semanas, gobernadores, alcaldes y médicos han expresado su preocupación por la escasez de equipos de protección personal para los equipos de primeros auxilios y los trabajadores sanitarios de primera línea, así como de ventiladores y otros suministros médicos.

Con la reserva estratégica nacional del Gobierno Federal de esos materiales casi agotada, los estados se han visto obligados esencialmente a competir entre sí por estos recursos vitales en el mercado abierto.

Las ciudades de todo el país también han luchado por ampliar la capacidad de los hospitales y reclutar profesionales de la salud ya jubilados para hacer frente a la inminente escasez de camas y personal.

La ciudad de Nueva York, epicentro de la pandemia en Estados Unidos, tiene apenas unos días para prepararse para lo peor del brote, dijo el alcalde Bill de Blasio, cuya ciudad ha sufrido más de una cuarta parte de las más de 7.000 muertes por coronavirus hasta la fecha en todo el país.

Nueva York se encuentra en una excepcional “carrera contra el tiempo”, dijo de Blasio en una sesión informativa el viernes, renovando su llamamiento al Gobierno Federal para que movilice al ejército estadounidense.

“Estamos tratando con un enemigo que está matando a miles de estadounidenses, y mucha gente que no tendría por qué morir está muriendo “, dijo, agregando que en su opinión no tiene sentido decir que cada ciudad y cada estado deben lidiar con esta situación por su cuenta, porque “eso no es Estados Unidos”.

Los estadounidenses, que se encuentran en su mayoría bajo la orden de quedarse en casa excepto para salidas esenciales como ir al supermercado o ver a un médico, han escuchado en los últimos días orientaciones contradictorias sobre la necesidad de usar mascarillas en público.

En la Casa Blanca el viernes, el presidente Donald Trump pareció enturbiar aún más las aguas cuando anunció que las autoridades federales de salud están ahora recomendando a los individuos que usen coverturas faciales de tela para detener la transmisión del virus; ya que subrayó que la recomendación era puramente voluntaria, y que él mismo no haría caso de la recomendación.

Comentarios

Continue Reading
Haz clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Principales