Connect with us

NOTICIAS INTERNACIONALES

Mormones asesinados en México tenían varias décadas viviendo ahí

Published

on

Las nueve mujeres y niños que fueron asesinados por hombres armados de un cártel de narcotráfico en el norte de México vivían en una comunidad agrícola remota donde los residentes se identifican como mormones, descendientes de antiguos miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días que huyeron de Estados Unidos para escapar de la prohibición a la poligamia impuesta por esa Iglesia en el siglo XIX.

Muchas familias que viven en la zona llegaron a la comunidad de La Mora en la década de 1950, aunque algunos tienen unas raíces mucho más profundas.

Con una población de menos de 1.000 personas con doble nacionalidad, la estadounidense y mexicana, La Mora se ubica en un valle desértico rodeado por montañas a unos 110 kilómetros (70 millas) al sur de las ciudades fronterizas de Douglas, Arizona, y Agua Prieta, en el estado mexicano de Sonora.

Aunque muchos residentes de La Mora se identifican como mormones, también se consideran como independientes de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, comentó Cristina Rosetti, experta y catedrática de fundamentalismo mormón.

Un residente de la comunidad que habló bajo condición de anonimato por temor a represalias de los cárteles, comentó que su bisabuelo se asentó ahí a finales de la década de 1890 o principios de 1900 luego de abandonar Estados Unidos, pero fue regresado al norte de la frontera por el revolucionario mexicano Pancho Villa.

El bisabuelo no regresó, pero el abuelo del residente se volvió a mudar a La Mora en la década de 1950 junto con otras personas, agregó.

Aunque muchos de los residentes de La Mora creen en los principios del mormonismo convencional, también creen que “no deberían formar Iglesia, ni deberían estar organizados alrededor de un líder. Simplemente deberían ser mormones y vivir su vida mormona. Así son los habitantes de La Mora”, dijo Rosetti.

Algunas de las familias que viven ahí siguen practicando la poligamia, aunque otras lo dejaron de hacer hace décadas, añadió.

Austin Cloes, de Utah, que tenía familiares entre las víctimas, dijo que eran personas religiosas que creían en Jesucristo. Ninguno de los miembros de la familia que conocía practicaba la poligamia, señaló.

Las víctimas, que incluyen unos mellizos de 8 meses de edad, fallecieron en una emboscada a las tres camionetas en las que viajaban por un camino sin pavimentar en una zona remota y montañosa donde el cártel de Sinaloa ha estado involucrado en una guerra territorial. Ocho niños fueron encontrados vivos después de que se escondieron en la maleza, pero por lo menos cinco tenían heridas de bala u otras lesiones, informaron las autoridades.

Comentarios

Continue Reading
Haz clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Principales